EL PECADO – Violación de la LEY DE DIOS=PECADO

 

EL PECADO

Era por causa del pecado que Dios envió a su Hijo a sufrir y morir. El infierno, también, es la consecuencia del pecado. Dios lo creó para contener a los pecadores. En esta lección, examinaremos el significado de la palabra “pecado”, ver lo que Dios piensa acerca de él y aprender quien es un pecador. Es un tema importante para todos porque si no entendemos lo que es pecado, ¿cómo podemos escapar de sus consecuencias?

¿QUÉ ES EL PECADO?

El pecado es un rechazo personal de ser gobernado por algunas leyes de Dios; es la voluntad humana en contra de la voluntad divina. El pecado es la tendencia del hombre de ponerse a sí mismo por encima de Dios y de los demás. En palabras sencillas el pecado es poner nuestra propia voluntad por encima de la voluntad de Dios.

Más específicamente, el pecado es una violación de la ley de Dios. 1 Juan 3:4 enseña que “todo el que practica el pecado, practica también la infracción de la ley; y el pecado es infracción de la ley” (versión Las Américas). Vamos a ver un ejemplo de una infracción de la ley antigua de Dios:

(1) La ley de guardar el día de reposo – Éxodo 31:14.

(2) La ley de guardar el día de reposo violada – Números 15:32.

(3) La consecuencia de la violación (la muerte) ‑ Números 15:36.

El pecado, también, es un fracaso de hacer la ley de Dios (Santiago 4:17). Un hombre dijo: “Si me pierdo, no será por lo que he hecho, sino por lo que no he hecho”. El pecado no es sólo hacer lo malo, sino también es fracasar en hacer lo bueno. En otras palabras, solamente porque no hacemos malas obras no significa que hacemos las buenas. Muchas personas piensan así: “Yo no miento, ni robo, ni hablo mal y ni mato, entonces soy bueno”. Esto es un buen testimonio, pero ¿qué están haciendo estas personas? 0+0+0+0+0+0=0. La suma de muchos ceros es siempre cero. Una muñeca no hace nada malo, pero tampoco nada bueno. Muchos estarán condenados por no hacer lo bueno (Mateo 25:45,24‑30). Ahora bien, hemos visto dos tipos de pecado: (1) El pecado de comisión que significa hacer lo malo y (2) el pecado de omisión que quiere decir no hacer lo bueno.

¿ES PECAR ALGO MUY SERIO PARA DIOS?

La única forma para determinar los pensamientos de Dios acerca del pecado es meditar en las consecuencias que trae el pecado.

Una de las consecuencias de pecado, es el sufrimiento aquí en la tierra. El pecado de Adán y Eva causó mucho sufrimiento para toda la raza humana (Génesis 3:16‑19). Las enfermedades, la miseria y la muerte son consecuencias del pecado. Cuando vemos a personas con retrasos mentales, y las con sus cuerpos deformados, con estómagos hinchados por hambre y otras con sus cuerpos demacrados, muriendo del SIDA, sabemos que todas estas cosas son resultados del pecado. Cuando miramos a los ancianos con sus cuerpos doblados que ya no caminan, sino están pegados a la cama, sabemos que es el resultado de pecado.

Otro resultado del pecado fue la crucifixión de Jesucristo. Jesús pagó el precio más alto posible para librarnos del pecado (Isaías 53:4,5). Hoy día, el precio más alto por cometer un crimen es la pena de muerte. Podemos ver los pensamientos de Dios acerca del pecado en la muerte de Jesús. (Jesús no quería morir Mateo 26:37‑39,42). La muerte de Jesús fue la única solución para salvarnos de nuestros pecados. Este acto nos muestra que Dios tiene mucho aborrecimiento y odio por el pecado y Él ve el pecado como algo grave y muy grotesco. El hecho que Jesucristo tuvo que morir, nos debe enseñar la seriedad de pecar.

Otra consecuencia que nos muestra los pensamientos de Dios acerca del pecado es el castigo después de la muerte. Algunos dicen que Dios no le va a castigar a nadie después de la muerte. Pero Jesús dice: “Mas os digo, amigos míos: No temáis a los que matan el cuerpo, y después nada más pueden hacer. Pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno; si, os digo, a éste temed” (Lucas 12:4,5). Los hombres solamente pueden matar el cuerpo físico, pero Dios puede hacer las dos cosas: quitar la vida y echarnos en el infierno. Seguramente, hay algo mucho peor que la muerte física.

Cinco minutos después de su muerte, el pecador se va a encontrar en el estado que se menciona en Lucas 16:19‑24. Cuando el espíritu del pecador sale de su cuerpo, entra al tormento o castigo. El hades es el lugar donde los pecadores esperan el día del juicio. Después del día del juicio el pecador será lanzado en el lago de fuego (Apocalipsis. 20:11‑15). Será un castigo para siempre (Apocalipsis 14:9‑11). Jesús vino a este mundo y murió para salvarnos de la ira de Dios (Romanos 5:8‑10). Dios aborrece el pecado y un día va a castigar a los pecadores por toda la eternidad.

¿QUIÉN ES UN PECADOR?

Para contestar esta pregunta de la mejor forma, vamos a ponerla en la negativa primero: ¿Quién no es un pecador? Un infante no es un pecador como algunos dicen. Los niños no nacen en pecados, ni son pequeños pecadores. Jesús no tenía la idea de que los niños eran pecadores. Dice: “Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos” (Mateo 19:14). ¿Cómo pueden ser pecadores? Los que están en el reino son limpios (sin pecado). También, Zacarías 12:1 dice que Dios “forma el espíritu del hombre dentro de él”. ¿Forma Dios un espíritu pecaminoso en los niños? El hombre no nace con un espíritu inmundo. Según 1 Juan 3:4, el pecado es una violación de la ley de Dios, pero, ¿cómo puede un infante violar la ley de Dios antes de nacer?

¿Quién es un pecador? Es una persona responsable que ha llegado a una etapa cuando entiende lo que es correcto y lo que no es. Ellos pueden decidir hacer la voluntad de Dios o no. Cuando una persona responsable empieza a pecar, la tranquilidad de la niñez, ya no está con ella. Como adultos, reconocemos el bien y el mal. La Biblia dice que todas las personas responsables son pecadores (Romanos 3:23; Romanos 3:9,10; 1 Juan 1:10). Un mal pensamiento puede ser un pecado (Mateo 5:28). Una mentira es pecado; decir una mala palabra es pecado. Robar una pequeña cosa que no vale más que 10 centavos es pecado. Todos hemos pecado y por eso, necesitamos la misericordia de Dios. Si usted ha pecado por cinco años y comete un pecado diariamente serían 1825 pecados. En 10 anos serían 3650 pecados. Entonces, tiene que darse cuenta de todos estos pecados.

APLICACIÓN DE ESTAS VERDADES

Solamente la sangre de Jesús puede limpiarnos del pecado. ¿Cómo se puede alcanzar esta sangre? Por medio del Nuevo Testamento que está confirmado con la sangre de Jesús. El Nuevo Testamento contiene el plan de salvación para los pecadores. Uno tendrá que tomar los siguientes pasos para tener el perdón de sus pecados: Oír la palabra de Dios (Romanos 10:17); creer en el evangelio (Marcos 16:15,16); arrepentirse (Lucas 13:3); confesar a Cristo (Romanos 10:9,10); bautizarse para perdón de los pecados (Hechos 2:38). -Tony Melton

~ por Arq. Adolfo Becerril S. en octubre 11, 2008.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 203 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: