EL ORDEN DE DIOS – La práctica bíblica de la reunión de los cristianos – B. Antey

La práctica bíblica de la reunión de los cristianos

Además de reunirnos al Nombre del Señor Jesucristo, aprendemos por el Nuevo Testamento que la iglesia primitiva también se reunía para al menos cuatro propósitos principales. Dice: «Y se ocupaban asiduamente en la enseñanza de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones» (Hch. 2:42).

Esos son los mismos propósitos para los cuales debería reunirse la iglesia en la actualidad.

En primer lugar, la iglesia primitiva se reunía para aprender «la enseñanza de los apóstoles».

También nosotros necesitamos reuniones específicas para aprender la verdad de la Escritura.

Sin embargo, muchos cristianos no consideran que la doctrina sea importante.

A muchos les parece que en realidad, siempre y cuando todos nos llevemos bien y amemos al Señor, no importa demasiado lo que uno mantenga doctrinalmente.

La enseñanza bíblica en las denominaciones refleja generalmente esta clase de actitud.

El énfasis de la mayoría de los sermones recae usualmente en algún tema práctico de la vida cristiana.

La consecuencia es que la mayoría no se arraiga en la verdad.

Muchos amados cristianos pasan la vida «llevados por doquiera de todo viento de doctrina» que les llega (Ef. 4:14).

Necesitamos tener reuniones como las que tenía la iglesia primitiva, abiertas a la dirección del Espíritu, donde dos o tres puedan dirigirse a los santos con una palabra de exhortación, o con una presentación de la verdad (1 Co. 14:26-32).

Además, una reunión de lectura bíblica, donde se leen las Escrituras, y donde los hermanos tienen la oportunidad de exponer el pasaje para la edificación de la iglesia, es también un medio viable de comunicar la verdad «que ha sido una vez dada a los santos» (1 Ti. 4:13; Jud. 3).

Esta es la forma en que Dios querría que Su pueblo fuese establecido en la verdad.

La iglesia primitiva también se reunía para la «comunión» cristiana.

Muchos cristianos contemplan la comunión como nada más que reunirse con otros cristianos para recreo y deporte.

Desde luego, no hay nada malo con recrearse, pero la comunión cristiana es la comunión acerca de temas cristianos.

Esas son cosas divinas que tenemos en común con los demás miembros del cuerpo de Cristo.

En la iglesia primitiva, esto, indudablemente, tenía lugar cuando se reunían para aprender la doctrina de los apóstoles, porque está estrechamente relacionado con ello en este versículo.

Sin embargo, no deberíamos limitar nuestra comunión con otros creyentes sólo a las ocasiones en que estemos reunidos para aprender la verdad; necesitamos visitarnos unos a otros.

Además, la iglesia primitiva se reunía también para «el partimiento del pan».

Después que fuese establecida la iglesia, se reunían cada primer día de la semana (el día del Señor, o domingo), para partir el pan (Hch. 20:7).

Éste es un privilegio que también tenemos nosotros, como el Señor pidió: «Haced esto en memoria de mí» (Lc. 22:19).

Sin embargo, esto es una vez más algo que aparentemente no tiene tanta importancia para los cristianos de hoy, porque la mayoría de los grupos eclesiales celebran la Cena del Señor una vez por mes, o una vez cada tres meses.

Además, la manera en que se celebra es a menudo difícilmente reconocible en comparación con lo que tenemos en la Escritura.

Incluso cuando se lleva a cabo, es generalmente algo que se introduce durante unos pocos minutos en medio de los «servicios de la iglesia».

A menudo se hace con una compañía mezclada de creyentes e incrédulos, aunque cuando el Señor instituyó la Cena, indicó que sólo verdaderos creyentes podían partir el pan en memoria de Él (Jn. 13:30; Lc. 22:19; 1 Co. 11:23-26).

Él quiere que aquellos que Él ha redimido se tomen tiempo para meditar en Él; que consideren, hasta donde sea posible, el gran precio de la redención de que han sido objetos.

Y, por fin, se reunían en ocasiones regulares para «las oraciones» (Hch. 4:23-31; 12:12-17).

El plural indica que tenían ocasiones específicas en las que acudían para este propósito.

Por ello, la iglesia primitiva tenía reuniones de oración en las que expresaban colectivamente su dependencia en el Señor para sus necesidades.

Una vez más esto es lo que está tristemente ausente en la iglesia en la actualidad.

Muchos grupos cristianos tienen sólo reuniones el domingo.

La reunión de oración entre semana casi ha desaparecido en muchos lugares.

Y los que tienen reuniones de oración generalmente tienen poca asistencia.

Esto sólo demuestra que los cristianos hoy no deben considerar importante la reunión de oración.

Sin embargo, el Señor desea que Su pueblo se reúna con regularidad para la oración.

Esas son las clases principales de reuniones para las que se congregaba la iglesia primitiva, y son las que necesitamos hoy en la iglesia.

Son esenciales para la salud espiritual de una asamblea, y son la razón por la que Dios nos las ha registrado en Su Palabra.

La «enseñanza de los apóstoles» constituye nuestra «comunión», el «partimiento del pan» la expresa, y las «oraciones» la mantienen.

Esas cuatro cosas han recibido el nombre de las «cuatro anclas» de la vida de asamblea.

(Hay otra clase de reunión de asamblea que la Escritura indica, una reunión para disciplina; pero es una reunión de carácter distinto -1 Co. 5:4-5.) Ahora preguntamos otra vez: «¿Necesitamos todos los adminículos de la Cristiandad para hacer esas sencillas cosas?» ¡No! La iglesia primitiva no las necesitaba, y nosotros tampoco las necesitamos.

Entonces, ¿por qué no volver al cristianismo puro y sencillo que se encuentra en la Biblia, y poder descubrir la bendición que conlleva?

~ por Arq. Adolfo Becerril S. en junio 30, 2008.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 197 seguidores

%d personas les gusta esto: